Conéctate...

Grupos musicales

Visitantes Online

Libros Online

Educar entre todos

Tenemos más noticias de China, Ángela nos cuenta sus descubrimientos en ese lejano país.  Podéis leerlo en : LINKS- Sugerencias.

                                No Image             Un soplo de esperanza.

 Los chicos y chicas se quejan de sus profesores, de su indiferencia, de su forma agresiva de afrontar sus problemas, se quejan de su forma de utilizar las notas arbitrariamente. También se quejan porque les exigen unos conocimientos que no les han dado.

Los chicos y chicas se sienten castigados por sus profesores, ellos no entienden por qué se les responsabiliza de la situación de la enseñanza cuando no tienen ni voz ni voto, real, en ella; y no estoy hablando de malos estudiantes. 

Sin embargo, en este panorama de desolación y penas injustas para todos, chicos, chicas y profesores, a veces, hay un soplo de esperanza. Cristina lo vivió ayer cuando alzo su queja y la profesora la escuchó, esto hizo que todos sus compañeros pudieran corroborar las quejas de Cristina y la profesora siguió escuchando.

 Puede que esto sea un principio, una toma de conciencia, un atisbo de solución, o puede que no sea más que una válvula de escape que haya aflojado la tensión en esa clase. Sea lo que sea, quiero creer que traerá algo mejor para ese grupo con esa profesora. Me gustaría que cundiera el ejemplo, que los chicos les dijeran a sus profesores lo perdidos que se sienten y lo inútil de esta situación, tal vez algo se movería hacia una solución. Muchos pequeños focos, aquí y allí, pueden dar un vuelco a las incongruencias que hoy se viven en nuestras aulas.

 Quiero hacer un homenaje a Cristina, todos los compañeros que la apoyaron  y su profesora que supo escucharlos y entenderlos.

 ¡Os felicito a todos!

 

                     

A mi me enseñaron que la labor de un profesor es guiar y supervisar el desarrollo del alumno hacia el éxito de su cometido. Ayudarle a superar las dificultades y alegrarse mucho de sus logros, sin eso, un profesor no es nada. Poner notas sin ayudar a progresar no es una labor que ayude a sentirse bien, que te ayude a dormir por las noches o que te haga sentir orgulloso. Un profesor puede fallar a pesar de su cariño y su esfuerzo, pero un profesor sin cariño e interés por sus alumnos lo único que tiene garantizado es el fracaso de sus alumnos y por ende el suyo.

 

Recuerdo con gran amor  a mis profesores y profesoras, aquellos que no me dejaron doblar la rodilla o rendirme, que me enseñaron que lo que yo era y tenía que decir era único e irrepetible, los que siempre me apoyaron, los que nunca se cansaron. Yo he procurado tomar su ejemplo como máxima de vida porque me parece que lo único que un  alumno necesita para aprender es el respaldo permanente de sus profesores.

 

No pierdo la esperanza y se que pronto se esparcirá el milagro de los que si están haciendo esfuerzos por sus chicos. No vale mirar a otro lado y decir que los padres no saben educar, para eso está el colegio, porque si los padres no son capaces de enseñar a los chicos y chicas alguien tendrá que guiarlos para que aprendan una vida mejor.

 

Echando la culpa al otro es, probadamente, inútil. De ahí nunca sale nada bueno. Sólo se consiguen autómatas insatisfechos que buscan excusas a su frustración y acaban enfermando.

Los profesores en Chile, junto con mi padre, mi madre y adultos que me rodearon, me dieron una educación en la que las carencias de unos fueron compensadas por la sabiduría de los otros, así tuve acceso a las buenas maneras, la música clásica, el arte, la danza, desarrollando un gran amor por la ciencia y las nuevas ideas, ellos me enseñaron que ser mujer era un privilegio, que las dificultades se pueden sortear y los problemas, por difíciles que sean, tienen solución.  Me enseñaron que no hay nada fijo o inamovible, que todo esta por hacer y que vivir vale la pena.

 

Ahora con un montón de años en los que he cometido un inmenso montón de errores mi conclusión es que gracias a mis educadores tengo las herramientas que me permiten superar el dolor, gracias al conocimiento puedo entender a mis agresores y sus carencias. Gracias al esmero de mis profesores puedo repartir esperanza y éxitos entre mis alumnos y gracias a la actitud de mis profesoras de Liceo Nº 1 de Niñas de Santiago de Chile dejo que mis alumnas o alumnos me enseñen lo nuevo que ellas y ellos han aprendido, los escucho y tengo en cuenta sus opiniones y consejos. Soy una persona de un estatus medio, modesta en lo económico pero entrenada para ser estrella, entrenada para ayudar a otros a triunfar, entrenada para brillar con mi propia luz y para defender mi individualidad. Sólo hay gratitud y cariño en mis recuerdos a mis profesores, los considero a todos unos triunfadores y siempre he creído que no les puedo fallar.

 

Hay gente educada en la descalificación y la malicia que me pregunta que “Quien me creo que soy” y cuando eso ocurre recuerdo a Doña Elena Zamorano Inspectora general del Liceo Nº 1 de niñas que me decía -“Eres Amalia Fernández Nicolás” y no puedes rendirte, porque lo que tu ves, nadie más lo ve y lo que tu eres capaz de percibir sólo tu lo percibes y todos necesitamos esas diferencias. Lo que tu seas afectará a la vida de otros, en tu entorno, en tu país y más allá en el mundo y es así para cada uno de nosotros. No lo olvides, vivir es una gran responsabilidad-

 

Con esa máxima, que coincidía con el sentido de responsabilidad con el que me criaron mis adultos he podido, muchas veces, aceptar las consecuencias de mis actos y seguir adelante. La fe de mi profesor de Literatura el escritor Alejo Roa Bleck me empuja a contaros estas cosas, aún cuando en nuestra desmembrada España no está bien visto adjudicarse un valor, simplemente por existir, sólo por ser.

 

Amo mi trabajo, me gusta acertar en él, estudio constantemente y tengo la peregrina idea de que estoy haciendo bien trayendo lo mejor de mis profesores de Chile, ojalá realmente sirva de algo como aseguraba mi querida Doña Elena Zamorano.

Comentarios   

 
0 #1 ausmar 03-06-2010 13:51
Vengo de Chile, mis profes tenian otros nombres, pero la misma cultura.Pero también eternamente agradecido,cada uno aportó con su granito de arena para formar la base de mi vida en todos los ambitos. No solo me enseñaron su especialidad y el tomarle cariño a ella, si no que también me enseñaron cosas fundamentales de la vida y de mi persona. Esto me ha permitido navegar a travez de la vida, confrontar tormentas y disfrutar del buen tiempo, y antes que nada saber compartir con los que me rodean, el respeto y el entregarse para lograr progreso y biénestar.Todo esto con su ejemplo y dedicación.
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Flashes

Si cada vez que pienso en ti te enviara un sms, no podría dormir, ducharme, ir a natación, bailar, hacer presentaciones, escribir en Facebook ni hacer el amor.

Ahora paro en seco un informe y te escribo en letras de nube sobre el cielo de Shanghai:

te quiero . . .
(575)

"No se puede enseñar nada a un hombre; sólo se le puede ayudar a encontrar la respuesta dentro de sí mismo"

Galileo Galileo

No Image

(441)

<¿Para qué repetir los errores antiguos habiendo tantos errores nuevos que cometer?

Bertrand Russell

No Image

(440)

Nada en el mundo puede sustituir a la perseverancia. El talento no lo hará; nada es más común que un hombre de talento sin éxito. El genio tampoco; el genio no premiado es casi un axioma. La educación por sí sola tampoco; el mundo esta lleno de cultos sin gloria. Sólo la perseverancia y la firmeza son omnipotentes.

Adam J. Jackson

No Image

(394)

"Live and work but do not forget to play, to have fun in life and really enjoy it"

Vive y trabaja pero no te olvides de jugar, de divertirte en tu vida y de disfrutar de ella.

Eileen Caddy

    

No Image

(433)

Siguenos en ...

         

Búsqueda