Hablando de Chile

  • Imprimir

copihue lg

Después de leer esta parte de una noticia hablando del plesbicito en Chile en la pregunta de:  "¿Qué tipo de órgano debiera redactar la Nueva Constitución?", los chilenos optaron por una convención constitucional; y escogieron una convención constituyente, que estará formada por 155 ciudadanos elegidos en su totalidad por voto popular; una alumna de mis clases de inglés, me preguntó con asombro:

¿Cómo es posible que la gente en Chile esté tan preparada como para elegir su constitución, sin que intervengan sus representantes parlamentarios?

Y yo le contesté  lo único que se de los chilenos:

"Al parecer los chilenos siguen siendo un pueblo culto que entiende de política, tanto como cuando yo vivía allí. Ya han sufrido el engaño de los que decían defenderlos y la tremenda consecuencia de un sueño de gente con ilusión pero que vive de irrealidades y que ya les ha costado muchos años de sufrimiento.

Creo que han aprendido una lección muy amarga y ahora necesitan gente que sepa gobernar aunque su retórica no sea copiada de los textos que les interesaban, si no que responda a sus realidades. Los chilenos saben que el pasado no los va a rescatar, solo la gente que tiene visión de futuro los puede gobernar y estoy segura de que nos darán una buena lección de futuro. 

Chile no tiene grandes recursos, la riqueza de Chile es su gente y siempre ha sido así, ya han intentado varios caminos y saben que no se puede continuar igual, que hay que buscar en el conocimiento. Al final de cuentas, según la gente lo ve, un político , con gloriosas excepciones, es alguien acomodado que termina olvidando su labor y se dedica a pelearse con sus oponentes, para justificar su presencia en el gobierno, o, en la oposición, mientras los problemas de sus conciudadanos crecen. Los políticos ganan un sueldo por representarnos y ese sueldo no les va a faltar si la economía va peor, es más, ellos se subirán el sueldo cuando les parezca y jamás tendrán el gesto de descontar una cantidad de su sueldo cuando la gente esté pasando apuros y da igual el partido político en el que habiten, es más, cuanto más a la izquierda peor. De modo que, los chilenos quieren que la gente que ama a su pais y es respetada por sus conciudadanos redacte su Constitución al margen de la política tan contaminada con intereses partidistas.

Una vez más repito: Viva Chile y sus gentes y por no ofender a nadie con mis convicciones, que el Universo los proteja y ayude a encontrar el camino porque la verdad, como ellos me enseñaron, está en el conocimiento, y,  la buena voluntad.

Estoy segura de que lo conseguirán por mucho que cueste.