Charlando con Lourdes... entre amigos.

.

Me gusta la imagen del faro y las polillas. Me gusta todavía más que se incorporen Eva y Ángela a la charla. Mi recuerdo de Ángela es el de una niña que acudía a clase de inglés, en el piso de la calle Pesquera. De eso hace ya tiempo. Evidentemente y a juzgar por sus palabras, se ha convertido en una interesante mujer. Y en cuanto a Eva, a la que conozco como se suele decir de toda la vida ya que nuestros padres son vecinos desde hace más de treinta años, la redescubro tras los muchos años transcurridos desde mi partida a Málaga, con más fuerza y empuje si cabe. Se nota que llevas una periodista dentro.

 

 

Volviendo con la charla, existen vampiros, caraduras, “jetas”, garrapatas, polillas, incluso quien no se corta un pelo en hacerte comentarios desafortunados que se atreven a juzgar si tus ilusiones y tus metas son las adecuadas. Existe mediocridad y existen personas cuya luz brillará hasta casi cegarnos sin que se lo propongan. De todo eso hay. Encontrarás almas amigas y también habrá quien no pueda ni verte y tú no alcances a saber por qué.

 

Este último es un fenómeno más frecuente de lo que se podría pensar, que yo he conocido de primera mano en el ámbito laboral, y al que no he sabido dar una explicación convincente ni siquiera buscando la razón en mí. Hace mucho tiempo aprendí que medirse frente a otros no tiene sentido. Si alguien me pide paso en la carretera, me aparto y le dejo pasar. Si un compañero se considera más cualificado, continúo mi camino intentando aprovechar lo que me pueda aportar. Muchas veces aprendes, otras no. A veces encuentras un faro y otras una polilla.

 

Un día uno se descubre –a mí me ha pasado también- preguntándose a qué se debe tu capacidad antigénica frente a determinadas personas, y tristemente no sabes qué auto-contestarte. Tan sólo tienes la certeza de que despiertas anticuerpos en algunos -pocos afortunadamente- y no te empeñes, no podrás evitarlo. No le puedes gustar a todo el mundo.

 

Todo eso, y posiblemente muchas cosas más, te pueden pasar.

 

Frente a esto, lo inteligente o mejor dicho, lo “emocionalmente inteligente” es a mi juicio y después de haberle dado muchas vueltas, no perder ni un minuto en pseudo-paranoias, fundadas o no. No te hiere quien quiere, sino quien puede. Toda la energía y el tiempo que malgastas en estas cuestiones, no se la puedes dedicar a lo que de verdad te interesa y te motiva.

 

Aquél que te desaira, sea por la razón que sea, busca “tocarte”. Si consigue desequilibrarte habrá triunfado, pero no es esta la única satisfacción que les puedes dar. Ignorarles, mostrarles indiferencia, no deja de ser una “pista” de que han conseguido parcialmente su objetivo. Esto les retroalimentará en su actitud y su comportamiento.

 

A menudo, la mejor de las opciones es aquella que te permite conciliar, no sólo el sueño, sino las diferentes posiciones de cada uno.  Parece razonable dejarles “amablemente” clara cuál es tu posición, y “tolerantemente” hiperclaro que aceptas cualquier crítica. Mejor si es constructiva aunque este punto no sea imprescindible. Pero también que ésta es su opinión, que agradeces y valorarás convenientemente. Y que no aceptarás imposiciones ni juicios de nadie. No es nada personal. Amablemente. Con naturalidad y normalidad. Con una sonrisa y tu agradecimiento sincero por la opinión recibida.

 

A fin de cuentas se trata de mantener una actitud constructiva y positiva, evitando en la medida de lo posible pensamientos y comportamientos oscuros y negativos, vengan de donde vengan.

 

Cambiando de tema y centrándome con tu permiso -Ángela- en tus palabras, tu carrera, la de cada uno, por supuesto que es muy importante. Demuestras una madurez elogiable al mostrar ese nivel de compromiso social, y sobre todo siendo consciente de lo mucho que puedes aportar al entorno en que vives. Intuyo que sabes muy bien que todas las cosas que te ilusionan y que te quedan por hacer son importantes. Unas tendrán mayor repercusión y brillo social que otras, pero todas serán igual de importantes. Algunas implicarán a la sociedad como conjunto, al mundo por qué no, y otras tan sólo a tu casa o a tu ámbito personal, pero todas serán igual de importantes.

 

El brillo social de algunas de estas metas te puede hacer pensar que las demás son prescindibles o demorables, pero si me lo permites, en mi experiencia no es así . Uno de mis muchos profesores me dijo una vez que la vida es como montar en un triciclo. Una rueda es tu faceta personal, otra es tu faceta social y la tercera y no menos importante, tu faceta profesional. Y las tres deben “rodar” al mismo tiempo. Si descuidas cualquiera de ellas, las demás se verán frenadas. A esto yo añado que nunca volverás a tener 27 años por lo que no debes dejar de hacer todo aquello que te apetezca. El futuro es importante pero no tanto como el hoy.

 

Por último Ángela y en esto me veo reflejado, no es verdad que nunca vayas a estar satisfecha de nada. Tan sólo que necesitarás ir renovando tus metas. Sí es cierto, intuyo de nuevo, que siempre querrás algo mejor. Debo decirte que lo que para alguien ha merecido una crítica, a mí me encanta. Demuestra que estás viva. Te deseo mucha suerte y no te dejes “tocar” por comentarios de dudosa intención, no malgastes tus fuerzas, posiciónate, sonríe y camina. 

 

Y aunque el ladrillo ya es considerable, no puedo terminar sin decirle a Eva que a pesar de la distancia y el tiempo, el cariño que se desprende de sus palabras es correspondido.

 

Un beso nuevamente para todos.  

Flashes

Si cada vez que pienso en ti te enviara un sms, no podría dormir, ducharme, ir a natación, bailar, hacer presentaciones, escribir en Facebook ni hacer el amor.

Ahora paro en seco un informe y te escribo en letras de nube sobre el cielo de Shanghai:

te quiero . . .
(979)

"No se puede enseñar nada a un hombre; sólo se le puede ayudar a encontrar la respuesta dentro de sí mismo"

Galileo Galileo

No Image

(790)

<¿Para qué repetir los errores antiguos habiendo tantos errores nuevos que cometer?

Bertrand Russell

No Image

(743)

Nada en el mundo puede sustituir a la perseverancia. El talento no lo hará; nada es más común que un hombre de talento sin éxito. El genio tampoco; el genio no premiado es casi un axioma. La educación por sí sola tampoco; el mundo esta lleno de cultos sin gloria. Sólo la perseverancia y la firmeza son omnipotentes.

Adam J. Jackson

No Image

(699)

"Live and work but do not forget to play, to have fun in life and really enjoy it"

Vive y trabaja pero no te olvides de jugar, de divertirte en tu vida y de disfrutar de ella.

Eileen Caddy

    

No Image

(766)

Siguenos en ...

         

Búsqueda