Desde la fuente

  • Imprimir

 

 

 

Aliama Narval

 

Publicada en la revista ANDADURA (Bilbao) Febrero de 1989.

 

  

Repiqueteo de agua,

eco de angustias pasadas.

No hay medidas

inquietando

los silencios,

no hay imágenes,

reflejando muecas

en mi espejo de añoranzas.

 

Todo transcurre sereno.

desde su cetro,

esparcida de rayos la mañana.

 

Ni la violencia se violenta ya

en el aposento exhausto,

de las lágrimas.

 

Dulcemente,

sin mediar pausas,

los surcos de la lluvia

que adentráranse en mi cara,

como guerreros vencidos

por el brillo de sus propias lanzas,

reposan en el camino

sin saber, si retroceden, o si avanzan.

Como si un punto mineral del infinito los disipara.