Mi ego.

  • Imprimir

Imagen055

Mi ego es tan grande como el  Universo, pero también sabe hacerse pequeñito, como un niño indefenso cuando la ocasión lo requiere.

Mi ego es mi caballero de reluciente armadura o es la túnica humilde y blanca, pero siempre me defiende y no permite la chanza.

Me cubre de finas ropas que él se empeña en llamar ropajes, viste mi casa de espejos y cristales y me canta al oído que soy grande.

En el amor es humilde, es enorme y no se conforma con mediocridades.

Mi ego es mi fuerza y coraje, es el respeto, es el aprecio.

Mi ego me dice siempre lo que me conviene,

Sin él, desaparezco en la bóveda celeste.